¿Resignación? No. Mejor re-significa, prioriza y hazte protagonista!

Un ejercicio de balance personal

Resignar es detener tu búsqueda.

Abandonar es renunciar a mitad de camino.

Ambas, limitan tu potencial, dañan tu auto estima e impiden tu crecimiento.

Lo que es peor: te ponen en una situación altamente incómoda cuando lo que decidiste resignar o abandonar era algo que sabías URGENTE.

Prioriza 1 Alejandro Delobelle

Pero RE-SIGNIFICAR es necesario. Implica liberarte de aquello que te produce dolor, una creencia, por ejemplo que no te hace crecer, que frena tu progreso y que te mantiene sistemáticamente en modo ‘pausa’.

No resignas, no abandonas, sino que le das un nuevo significado.

Porque cuando uno logra hacerlo y nos liberamos de ‘cumplir con lo urgente y con los mandatos’, el mundo de repente insiste en mostrarse diferente. No porque hubiera cambiado, sino porque fuiste capaz de volverlo a pensar, desde otra perspectiva.

Y un@ comienza a ver lo IMPORTANTE.

Y cuando lo importante se manifiesta, te obliga a ser cuidados@.

Por lo que tendrás que PRIORIZAR tu agenda, tus tiempos …

Y allí es donde tus roles podrían entrar en conflicto.

Porque en tu agenda estás tú, tus hijo@s, tu/s trabajo/s, tu pareja, tu hobby, tu jefe, tus amigos, tus tiempos, tu equipo y todo aquello que ocupa tu tiempo. Y que valoras.

Dije priorizar, balancear inteligentemente el conflicto, no sacrificar uno u otro.

Hagamos un ejercicio…

Sígueme…

Visualiza esta palabra: ‘EQUILIBRIO’

Piensa en 6 esferas…

A cada una de ellas, dale el nombre de algo importante para ti (HIJO-TRABAJO…)

¿Listo?

Ahora deberás decidir: 3 de ellas serán de cristal y 3 serán de goma.

Prioriza en tu lista… ¿Cuál es cuál?

Piensa, bien: tendrás que tirarlas al aire y hacer malabarismos para que no se caiga ninguna.

Sobre todo las de cristal…

En un momento… toma con cuidado las de cristal y deja caer las de goma…

¿Qué pasó?

Nada grave. Solo rebotaron. Rebotar está en su naturaleza. No era esencial que gastes mucha energía en ellas; sabrán qué hacer cuando caigan.

Si aún no lo hiciste, quiero que dejes al costado una de goma y te pongas a vos entre las esferas   ¿No estabas aún? ¿Te pusiste entre las de goma o entre las de cristal? ¿Cuántas de cristal tienes ahora? Te sugiero que te cuides como si fueras una de las esferas de cristal. Eso requerirá un tiempo para cuidarte, nutrirte, descansar y ejercitarte, todo lo que te da energía. Desde este lugar tu mirada renovada te permitirá volver a organizarte y hacer de tus prioridades una gran satisfacción que te enorgullece.

De eso se trata.

Con nuestro trabajo o con nuestros hijos, el común denominador ERES TU.

Si no estás en la ecuación, si no estás en el aire con el cuidado que requiere una esfera de cristal, ubícate definitivamente entre ellas. Serás a la vez, malabarista y protagonista de tu propia habilidad para liderarte.

Y cuando vuelvas a estar en el aire… oxigena. Ah, y no te olvides de guíñarle el ojo al malabarista, que sabe lo que está haciendo…

Cuidate.

Alejandro / Daniela

___________________

Si pudiste resignificar tus prioridades y entre las esferas de cristal están tu y tus hijos, haz click aquí para seguir expandiendo tu espacio de grandeza personal.

Otros post relacionados:

Recuerda: Me reservo el derecho de no publicar comentarios tóxicos o con falta de ética.